info@amelex-abogados.com
626 17 53 11

Blog de Amelex Abogados

Noticias de Amelex Abogados y del mundo de la abogacía en general

EL ALCOHOL Y SUS CONSECUENCIAS ADMINISTRATIVAS Y PENALES.

¿Qué es la tasa de alcoholemia?

La alcoholemia representa el volumen de alcohol que  hay en la sangre y se mide en gramos de alcohol por cada litro de sangre, o su equivalente, en aire espirado.

Según nuestro ordenamiento jurídico actual, las tasas de alcoholemia permitidas para los conductores en España, son las siguientes:

  Alcohol en sangre Alcohol en aire espirado
Conductor novel o profesional 0,3 g/l 0,15 mg/l
Resto de conductores (general) 0,5 g/l 0,25 mg/l

Rebasar el límite de alcoholemia estipulado puede tener dos tipos de consecuencias jurídicas, pues en España, se establece la vía administrativa y la vía penal.

La vía administrativa conlleva la imposición, de manera automática de una sanción administrativa acarreando igualmente retirada de puntos en el permiso de conducir. Estas infracciones pueden variar según el grado de alcohol ingerido, siendo:

  MULTA RETIRADA DE PUNTOS
Si no se supera el doble de la tasa máxima de alcohol 500 € 4 puntos
Si se supera la tasa de alcohol más del doble permitido 1.000 € 6 puntos
Sino supera la tasa el doble permitido pero ha sido sancionado en el año anterior 1.000 €  

         

   En estos supuestos, si se realiza un pronto pago, es decir, proceder al pago de la multa dentro del plazo voluntario, el usuario se beneficiaría de una reducción de la sanción impuesta del 50 %.

            La retirada de los puntos se producirá de forma automática tras el abono de la sanción correspondiente, o en su caso, tras la firmeza de la finalización del procedimiento administrativo.

Pero….¿Qué pasa si se supera si se rebasa por encima del doble de la tasa de alcohol permitida?

En los supuestos en los que la tasa de alcohol por aire espirado supere los 0,60 mg/l o en su caso el 1,2 g/l, la infracción pasaría a calificarse como delito por el Código Penal y, en lugar de una multa, tendríamos un juicio por ser responsables de un presunto delito contra la seguridad vial.

El Código Penal establece para estos casos, concretamente en su Art. 379, que:

            “1. El que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

2. Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.”

En estos casos, los Agentes nos harían entrega de una citación para comparecer día y hora en el Juzgado de Guardia, donde se iniciarán los trámites para la celebración de un juicio rápido, juicio que en caso de obtener una conformidad en el acto se beneficiaría el infractor de una reducción en la condena. Si por el contrario no se acepta ningún tipo de conformidad se continuarán con los trámites normales del procedimiento penal.